domingo, 8 de mayo de 2011

Rodríguez, Alexandra. El Hombre De Madera

En un pueblo muy lejano, vivía un joven de veintitantos años que estaba casado con una joven muy bella.

Un día, paseando por su pueblo, Julián que así se llamaba el joven , se encontró con una piedra que jamás había visto y al tocarla se sintió un poco raro pero en ese momento, no le hizo mucho caso.

Al día siguiente cuando paseaba por el río, vio su reflejo de su imagen y no se podía creer lo que había visto así que decidió no hacer mucho caso a su vista. Al regresar a su casa, todos se le quedaron mirando con cara rara, pero no le tomo mucha importancia.

Cuando se miró en el espejo, comprendió todo de manera que le explicó a su familia todo lo que había pasado.

Con el paso del tiempo se dio cuenta de que no solo era de madera, sino que además tenía poderes y eran:-Al mentir le crecía la nariz.

-Era súper fuerte, no le dolía si le golpeaban.

-Su única debilidad era acercarse al fuego porque se podía quemar.

Al principio al pueblo le costó mucho verle pasear por allí, pero después de varios meses se acostumbraron y cada uno siguió con su vida normal.