miércoles, 4 de mayo de 2011

Ibáñez, Sandra. Mi querido dinosaurio

Me levanté y aquí a mi lado lo veo, parado como siempre, dormido, pero por suerte no roncando, el es mi secreto, podemos decir que mi mejor amigo. Lo conozco desde hace… desde que nací. Oigo un ruido y me paro, entonces lo que me temía, mi querido dragón, al que llamo Felpudo porque siempre mancha la alfombra, se despierta.
- ¡Buenos días Felpu!- le digo con entusiasmo- ¿Qué te apetece hacer hoy?
- Por ahora quiero desayunar, estoy hambriento.
- Espera aquí
Me levanto sin hacer ruido, me dirijo a la cocina y preparo el desayuno correspondiente para cada uno, un vuelco de cereales para mi un poco de carne para Felpu.
- Aquí tienes, que aproveche
Desayunamos en silencio por culpa del hambre mañanera y al terminar lo llevo todo a la cocina para limpiarlo y cuando termino me dirijo a mi habitación otra vez.
- ¿Entonces al final que hacemos?- le digo a Felpu
- Pues no me apetece hacer nada… No me encuentro bien
- ¿Qué te pasa?
- No lo se… Me he levantado así, pero pensé que al desayunar se me pasaría
- ¿Quieres que llame a la veterinaria?
- Por favor
Todos en el pueblo saben que yo tengo un dinosaurio por mascota, no ha todos les gusta, pero como es muy bueno y no hace nada la gente lo respeta, además, no creo que nadie se atreva a plantarle cara a un dinosaurio.
Llamo a la veterinaria mientras termino de recoger las cosas del desayuno y me dice que no puede venir hasta las 18:00 de la tarde, que si nosotros no vamos allí ella no puede venir antes.
Se lo expliqué a Fulpu, que esta tumbado en la cama dolorido, no quería moverse, a si que decidimos esperar.
Pasaron las horas, las quejas y por fin llegó la veterinaria.
- Buenas doctora, ¿Qué le pasa a Felpu?
- Cuando lo examine te lo diré
Esta doctora no era de las más amables, pero es la única que se atreve con Felpu.
Después de dos horas de examinar a mi dinosaurio por fín dijo
- No le pasa nada nuevo
- ¿Entonces?
- Lo único que pasa es que como demasiada carne y eso le da dolores de estomago, tiene que comer diferentes cosas
- ¿Solo era eso? Monos mal que no era nada grave
- Deberías cuidar más de tu dinosaurio
Y sale escopetada de casa, no la digo ni adiós, no me da tiempo. A partir de hoy Fulpu y yo nos alimentamos mejor y así nos ahorramos muchos sustos.