martes, 3 de mayo de 2011

Bernal, Yaiza. Un príncipe feliz

En un reino muy lejano, un hombre que había sido detenido por robar una barra de pan, fue condenado a estar un año en prisión.
Al año salió de la cárcel y estaba tan contento que le dio por bailar el Lore Lore Macu Macu.
-Que hombre más raro.- dijo el guardia.-A estos locos no sé como los sacan de la cárcel.
-Lore Lore Macu Macu.- repetía una y otra vez aquel personaje tan raro.
Aquel hombre se llamaba Faustino.
Un día paseando por el reino, vio que en el castillo estaban celebrando una fiesta, y en ella había una princesa muy guapa.
Ella no era ni muy alta ni muy baja, normal diría yo, sus ojos eran azules y su pelo castaño con tirabuzones. Él era alto, un metro ochenta y tanto, con los ojos verdes y el pelo castaño.
Faustino, se invitó él solo a la fiesta y, ya allí empezó a hablar con la princesa.
-Hola princesa como está usted.- preguntó.
-Llámame Lore.- dijo la princesa.
Faustino se empezó a reír y Lore la preguntó.
-¿Qué le pasa?- preguntó la princesa.
-Nada, que hay una canción como tú nombre.
-Jajaja, que gracioso.- la respondió la princesa.
-No te enfades, me gustas mucho.
-Tú a mí también.
Desde aquel entonces no se separan para nada.