martes, 12 de abril de 2011

Torremocha, José Luis. EL SOMBRERO OCULTO.

-¡Señoras y señores¡ Bienvenidos a la edición número XXV del torneo mundial de ajedrez. Aquí están los dos finalistas, por un lado, el mago Mortimer- dijo el presentador.

-Gracias, gracias queridos admiradores- contestó el mago.

-Gracias a ti Mortimer. Bueno y por el otro lado está Dominique, el hombre de vidrio- dijo el presentador riéndose.

El hombre de vidrio salió por la puerta y toda la gente no se explicaba cómo había llegado a la final, ya que al ser transparente se veía lo que pensaba.

La partida iba a comenzar, cuando de repente ¡pum¡ en 5 min. el mago ya se había comido 4 peones, un alfil, una torre y a la reina.

-Este individuo no es rival para mí- gritó riéndose el mago a lo que el público también se río.

Dominique al verse tan humillado no tuvo otra idea que retirarse, el pobrecillo se fue destrozado a su casa.

Al llegar a casa hablo con sus padres sobre lo que había pasado, y también de una solución para ese problema.

-Cariño ya es hora de que el niño se entere del secreto tiene 16 años- dijo la madre.

-Vale, pero el viaje lo hará el solo, como todos los de nuestra familia- contestó el padre.

-¿De qué habláis?- pregunto Dominique.

-Hijo, en la tierra de los hombres de paja, hay una persona que contiene el único objeto capaz de acabar con tu problema- le explicó la madre.

-¿Quién mama, quién?- pregunto angustiado el niño.

-Es el rey de los hombre de paja se hace llamar Mario, Mario el diestro- le dijo el padre.

-Vale hare lo que sea padres pero decirme que tengo que hacer- dijo entusiasmado el niño.

-Toma este mapa es de la ciudad de paja, un poco de comida para esta noche y dinero. Ten cuidado hijo-dijo la madre llorando.

Dominique salió a las dos y media de la noche aproximadamente y cogió el autobús.

A las cuatro de la tarde llegó a la ciudad de paja. Era una ciudad muy bonita arquitectónicamente y por la gente que era muy maja.

Enseguida llegó a la casa real, donde estaba el rey. Al parecer el rey tenía la misma edad que Dominique y estuvieron hablando del sombrero e hicieron un trato.

-Bueno Dominique, eres un chico muy majo, pero solo te daré el sombrero si me ganas a mi juego preferido, James- llamó el rey a su mayordomo.

-¡El ajedrez¡- exclamó el chico.

-Si, algún problema- dijo con ignorancia Mario.

-No, bueno si. Es que por ese motivo estoy aquí- protestó.

- En ese caso puedes irte si quieres.

No, no, no, no- dijo rápidamente el chico. Comencemos la partida.

La partida empezó, al parecer el rey era un maestro de la ajedrez pero eso no le preocupo a Dominique. Llevaban ya horas cuando de repente.

-¡Jaque mate¡- grito contentísimo el chaval de vidrio.

-Increíble, ¿Como lo has hecho?- pregunto Mario.

-Fácil, como sabía que mirarías lo que pensaba hice justamente lo contrario- contesto muy feliz el chico.

-Bueno aquí está tu premio- dijo el rey entregando el sombrero.

Dominique se lo puso y ya dejó de verse lo que pensaba. El rey y su nuevo amigo estuvieron todo el día jugando al ajedrez hasta que Dominique se volvió muy contento a casa.

-Prometo visitarte pronto- grito el niño.

-Eso esperó- dijo Mario.

Tras muchas horas de viaje, el niño volvió a casa con sus padre que le recibieron con una gran fiesta.

-Lo he conseguid padres- dijo con una cara muy feliz.

- Nos alegramos mucho- le contestaron.

Los meses pasaros y de repente.

-¡Señoras y señores ¡Bienvenidos a la edición número XXVI del torneo mundial de ajedrez. Aquí están los dos finalistas, por un lado, el actual campeón el mago Mortimer- dijo un año más tarde el presentador.
Se oyeron un montón de aplausos en el público.

-Bueno y por el otro lado está Dominique, el hombre de vidrio- dijo el presentador.

Dominique está vez contaba con el apoyo de Mario que había ido a apoyarle.

-Que comience la partida- grito el público entusiasmado.

La partida duró horas y horas, los dos jugadores estaban muy concentrados Mario ayudaba en lo que podía,. hasta que de repente con un gran movimiento.

-Jaque mate viejo- dijo riéndose el niño.

-Señoras y señores tenemos un nuevo campeón, ¡Dooooooooooooominique¡

La gente coreo su nombre y todos le mantearon. El mago, el chico y el rey se hicieron grandes amigos y juntos intentarían conquistar el torneo galáctico por equipos pero eso es otra historia.

FIN