sábado, 30 de abril de 2011

Nieto, Luis. El koala”superhéroe”

Había una vez un koala que vivía un una de las selvas más densas del planeta estaba situada en el norte de Brasil. El koala se llamaba Pepe y no era normal, por un problema genético era enano no media ni la mitad de lo que median los demás. Eso era un problema para su supervivencia en la selva al no poder pelear a las mismas condiciones que los demás. Pero la ventaja que tenia era que era muchísimo más listo que los demás y además sabia entender el idioma de ese país.

Un día iba saltando de árbol en árbol cuando encontró algo brillante en el suelo. Era un objeto redondo con un mango. Pepe llego a la conclusión de que era una sartén. Cuando la cogió justamente debajo de ella había una especie de libro. Cuando lo cogió se dio cuenta de que no era un libro era un comic de SUPERMAN. Era su superhéroe favorito, empezó a leer y leer y se lo acabo en dos horas, cuando acabo supo cual era su deber el aquella selva proteger a los demás animales con su inteligencia y su sartén.Tenia ganas de que pasase algo en la selva para poder realizar su primera mision pero no pasaba nada. Así estuvo 5 días esperando y esperando a que pasase algo pero no pasaba nada.

Cuando de repente: ¡ausiliooooooooooooo! ¡ausilioooo!

Aquel grito venia del río. Pepe salio corriendo y llego al río era una pobre ardilla que se había caído a al intentar saltar a un rama. La ardilla se estaba ahogando pepe tenia que a hacer algo antes de que se ahogara.

Empezó a construir una especie de caña de pescar con una especie de anzuelo. La lanzo y callo justamente en el rabo de la ardilla y la engancho. Tiro hacia detrás y la ardilla salio por los aires y callo justamente en los brazos de Pepe.

Todos los animales que lo habían visto se pusieron a aplaudir y a gritar ¡VIVA PEPE! ¡PEPE EL SUPERHÉROE! Al día siguiente la ardilla y su familia prepararon un banquete para Pepe había comida para 3 días.Todos los animales se pusieron de acuerdo para nombrar a Pepe superman del bosque, le llamaron Pepeman.

Pepe ya no se sentía mal por ser pequeño al revés muy contento por haber salvado a la ardilla. El resto de su vida se dedico a proteger el bosque y a los demás animales era su trabajo.