sábado, 30 de abril de 2011

Bauset, Andrea. El PRÍNCIPE ERIK

Son las 12 de la mañana, cuando el príncipe Erik sale de la cárcel de Condado de Whichita. Lleva 2 años encerrado contando los días y las horas que le faltan para su liberación.
Nada más salir, se encuentra a un grupo de jóvenes escuchando música, se une a ellos y se pone a bailar el famoso tema de “Lore Lore Macu Macu unch unch unch subidón !!!!!”. Tiene muchas ganas de pasárselo bien, porque en la cárcel no ha tenido muchas oportunidades.
Solamente tiene un objetivo, encontrar a su amada princesa. Ella vive en una torre que está en lo más alto del monte Perdido.
Llegar hasta ella no es fácil porque por el camino se va encontrando muchos peligros, trampas, animales salvajes. Por fin lo consigue y cuando se encuentra con ella, después de esquivar todos los peligros, ésta le dice que ya no le quiere y que además está prometida con otro hombre.
El príncipe Erik está muy desilusionado y vuelve al castillo de sus padres para volver a vivir con ellos. Allí conoce a una sirviente que se llama Genoveva. El no la recuerda de antes y ella le dice que lleva en el castillo solo unos pocos meses.
Al poco tiempo y después de salir juntos en varias ocasiones, el príncipe Erik pide a la sirviente que se case con él. Genoveva emocionada le dice que sí. A los pocos días, se anuncia la boda por todo el Reino. A la boda está previsto que asistan todos los principales señores.
La boda es todo un éxito y por fin el príncipe Erik encuentra a su particular “princesa”.