martes, 15 de marzo de 2011

Ibáñez, Sandra. Algo más que un cuento de hadas

Nuestro querido koala volador rosa, no es un koala cualquiera, lo que más destca de el es que es rosa, como bien su nombre indica, es único en su especie y lo mejor de todo, puede volar.
Un buen día el Koala iba volando tranquilamente, pensando en las nubes, lo diverido que sería poder caminar entre ellas hasta que su pequeña fantasía fue interrumpida por un choque contra otro animal que iba felizmente volando.
- Lo siento, ¿estás bien?- se disculpó el Koala
Era un pajaro raro con lo el que el Koala se había chocadp, un animal volador con el nunca antes había tropezado, una simple lechuza mensajera.
- Tranquilo, estoy bien- dijo la lechuza revisando todos los papeles que llevaba
- ¿Perdiste algo?- pregunta el Koala al observar a la lechuza rebuscar entre sus cosas
La lechuza continua mirando en la bolsa que llevaba colgando algo nerviosa y cuando por fin termina levanta la cabeza y mira al Koala- Si, me falta el encargo de mi amo- dice la Lechuza preocupada
- Tranquila, yo te ayudo a recuperarlo o a sustituirlo si se ha roto
- No es algo que se compre en la tienda de enfrente, o que se pueda buscar
- ¿Y que es eso tan complicado de encontrar?- dice el Koala ya algo extrañado por la situación que está viviendo
- Es que eso no se encuentra en ningún sitio
El Koala duda de si seguir preguntándole a la lechuza o irse volando para no meterse en problemas, pero se da cuenta de que realmente necesita ayuda a si que decide seguir con la conversación.
- Tranquilo, sea lo que sea te intentaré ayudarLa lechuza duda si contarle el motivo de su viaje pero mira al Koala y ve que puede confiar en el, a si que decide seguir contándoselo.
- Mis amos son Los Blythe, a simplemente son unos ladrones, unos ladrones de memoria
- ¿De memoria?
- Si, de memoria, no se para que la quieren, pero siempre que hay una fiesta importante ellos trabajan de camareros allí y después aparece en las televisiones gente a la que ha sido sustraída memoria y a mi me mandan al norte de Londres a llevarle la memoria al doctor Targaryen- ¿El gran científico?
- Si, parece un buen hombre, pero no lo esEl Koala se entera de la situación en la que se encuentra la lechuza, y decide ayudarla, pero se percata de que si no consiguen recuperar las memorias robadas se meterán en un gran problema. O se presentaban con toda la memoria sustraída o no se presentaban, una gran decisión a si que el Koala le decide preguntar a la lechuza
- Tengo una idea, a lo mejor no te gusta, pero es lo único que podemos hacer
- Cualquier cosa me vale- dice la lechuza algo desesperada por encontrar una solución
- Si queremos entregarle las memorias al Sr. Targaryen hay que dárselas ya y rápido, sino podría sospechar, y la otra opción que tenemos es salir corriendo de aquí, escondernos de el mundo y que nos encuentren nuncaLa Lechuza se lo pensó, irse a otro sitio y arriesgarse a que le pase algo si le encuentran o buscar las memorias sustraídas, difíciles de encontrar, y llevarselas, porque sin nada no podían ir. Después de un rato meditando se decide la lechuza.
- Yo creo que lo mejor es que me vaya, lejos de aquí y tener más problemas con mis amos, muchas gracias Koala por lo que has hecho
- De nada, que te vaya bien
El Koala hechó a volar con la Lechuza aunque cada una en diferentes caminos y vivieron felices y comieron perdices.