miércoles, 4 de mayo de 2011

Corbalán, Mario. El caballero no tan andante

Érase una vez un caballero que vivía en un castillo de madera. Su padre era pobre y no se podía permitir una casa normal.
Su familia era de nobles pro su padre era el más pequeño de todos los hermanos y se llevó una mísera bolsa de calderilla. El caballero llamado Leandro era parapléjico y ninguna mujer quería casarse con él. Como no podía andar le llevaban dos perros en un carro del Mercadona.
En el colegio él era un niño discriminado porque era gordo y pobre. Así que un día se cansó de todo y llamó al duende de la mentira para hacer creer a todos que él era un chico normal.
Pero este deseo llevaba una recompensa… ¡Su alma!
Leandro accedió pero no le duró mucho porque al día siguiente sus perros le atacaron y su cara quedó deforme. Y tras dos semanas murió.