miércoles, 4 de mayo de 2011

Álvarez, Miguel. Superpoblación

Ese día fue el mejor de todo mi vida ya que jugaba mi equipo de futbol por la tarde, pero lo mejor que no era como otro día, ya que ese día iba al campo a verlo.

Por la mañana me desperté para ir al colegio donde me esperaba Raúl mi mejor amigo y compañero de clase. Él se moría de envidia ya que sabia que por la tarde me iba al futbol. Termine el colegio y llegue a mi casa donde me esperaba mi padre para ir al partido. Cogimos el autobús y nos fuimos al estadio, al entrar sentí un escalofrío que recorría todo el cuerpo. El campo estaba lleno no había ni una butaca libre, vamos yo creo que no entraba ni un alfiler. Mi padre yo nunca habíamos visto a tanta gente junta en el mismo lugar.