miércoles, 4 de mayo de 2011

Álvarez, Miguel. El Koala y La Sartén

Érase una vez un koala que se llamaba Wein, vivía en un lejano pueblo de Gord, este era un pueblo muy peculiar ya que en él los koalas llevaban pegado a la espalda una sartén, todos menos Wein que llevaba una cacerola. Todo el pueblo se reía de él y esto le estaba muy mal. Para deshacerse de la cacerola decidió ir al mago del pueblo, este era el mejor mago del mundo hacia y convertía todo lo que le pidieras, lo malo eran muchas las personas que le querían pedir cosas, por lo que Wein tuvo que esperar una larga cola de espera. Tuvo que esperar días, semanas, meses hasta que por fin llego su día. Ese día se despertó con una sonrisa de oreja a oreja pego un salto de la cama se vistió, y se dirigió hacia la casa del mago. Este al verle se le salto una carcajada lo que le sentó muy mal a Wein pero no le dijo nada ya que sabia que había esperado mucho hasta ese día y que una simple carcajada no lo iba a fastidiar. Wein le contó lo que le sucedía al mago y est! e si decirle nada empezó a echar un juramento y la cacerola que llevaba Wein en la espalda se convirtió en la sartén más bonita del pueblo. Desde ese día Wein se despierta muy contento sabiendo que su sartén es la mejor y que ya nadie se va a reír de él.