sábado, 30 de abril de 2011

Reynoso, Douglas. Una enfermera con mucho amor

Javier tiene 16 años, es un chico que no tiene mucha personalidad. Un día sus amigos, después de superar un examen muy importante, decidieron celebrarlo por todo lo alto, con una fiesta.

Mario un amigo de Javier, fue quien lo invitó a la fiesta que estos chicos iban a realizar.

Llego el fin de semana, Javier asistió a la fiesta, en esta fiesta había mucha gente del instituto, muchos amigos, muchas amigas. Todo marchaba bien, los chicos y chicas bailaban con la música a tope, hasta cuando: llego Mario y en ese instante la música se paro, y dijo entonces:

-¿Chicos y Chicas no creéis que falta algo aquí?-Sacando bebidas alcohólicas. Y a continuación exclamo:

-¡¡¡¡Que siga la marcha!!!-Dando al play del equipo de sonido.

Mario y los chicos animaron a Javier a que bebiese, este se negaba al principio, pero cuando vio que todo el mundo lo hacía, él empezó también a beber.

Tras unas horas, de fiesta música y más bebida, Javier empezó a encontrarse muy mal, había bebido demasiado y cayo desplomado en medio de la fiesta. Sus amigos muy asustados llamaron a una ambulancia, no tardo nada en llegar, los médicos se llevaron a Javier de inmediato al hospital.

En el hospital Javier despertó en una camilla muy confuso no sabia lo que pasaba y allí estaba ella era una enfermera muy guapa, todos sus pacientes se enamoraban de ella, era como un ángel…

Lo que ocurrió fue lo contrario Isabel se enamoro de Javier, que aunque no tenia mucha personalidad era muy gracioso. Javier estaba muy contento con su enfermera, siempre estaba muy atento con el. Isabel no sabia como decirle a Javi que se había enamorado de él, lo que decidió hacer es intentar enamorarlo.Pero los días pasaron y pasaron, no lo consiguió.

Llego el día el día más feliz para Javier y el más triste para Isabel, el día en el que Javier abandonaba el hospital ya recuperado completamente de su coma etílico. Isabel sabia que no podía dejarlo ir sin que supiese que ella se había enamorado de el, y en aquella habitación del hospital, se encontrabansolos, Isabel le confeso su amor hacia el, Javier sorprendió se quedo inmóvil, de repente Isabel se lanzo y le planto un beso a Javier.

Javier se lo devolvió, pero después le confeso a Isabel, que el no estaba enamorado de ella, que su corazón ya tenia una dueña. Javier agarró su maleta y se marcho. De los ojos de Isabel una lágrima cayó entonces Javier dijo:

-Isabel no llores, pronto encontraras tu verdadero amor.

-Hasta pronto Isabel-Dijo Javier a continuación marchándose de allí.