sábado, 30 de abril de 2011

Bermejo, Sara. EL koala rosa y la familia Colorín.

En un bosque de Australia vivían muchos koalas y uno de ellos era rosa. El koala rosa estaba muy triste porque a su mamá y a su papá los habían llevado a un zoo y no los iba a volver a ver.
Un día salió a jugar y cerca de donde él estaba había muchos koalas jugando al balón y se acercó.
-¿Puedo jugar con vosotros al balón? -preguntó.
Los demás koalas, al ver que era rosa le ignoraron y el koala volvió a preguntar.
-¿Puedo jugar con vosotros al balón, por favor?
-No queremos jugar con un koala tan raro como tú así que vete a jugar tú solo.
El koala al oír eso se fue a casa muy triste. Por debajo del árbol donde vivía pasó una familia de koalas de muchos colores.
El padre era negro, la madre roja, la hija mayor verde, el hijo mediano azul y el pequeño era rosa. El koala los vio pasar y bajó enseguida para hablar con ellos.
-Hola –dijo el koala.
-¡Hola! –contestó la familia a coro.
-¿Estás solito? –le preguntó la madre Colorín.
-Sí…mis padres están en un zoo de la ciudad.
-Puedes venirte con nosotros a vivir, tenemos una cama libre en la habitación de mi hijo pequeño y seguro que os hacéis buenos amigos, además, es rosa como tú –contestó el padre Colorín.
El koala aceptó encantado la invitación y desde ese día pasó a ser otro miembro de la familia Colorín.