lunes, 31 de enero de 2011

Principios para aprender y enseñar

Principios de aprendizaje

Conocer y aplicar las distintas funciones del lenguaje
Conocer distintos tipos de textos.
Comprender textos orales y escritos de tipo aplicado.
Exponer de informaciones previamente recibidas.
Aplicar las capacidades de comprensión y exposición en grupo.
Elaborar textos propios.


Principios para enseñar


Ofrecer las herramientas para comprender el lenguaje.
Motivar el interés por la lectura.
Motivar el interés por la composición escrita.
Guiar al alumno en sus exposiciones en clase.
Fomentar el trabajo en grupo.


Es importante tener presente la relación entre la enseñanza y el aprendizaje. Los principios del profesor han de estar en consonancia con lo que se pretende que aprenda el alumno. El profesor ha de dominar aquello que pretende que aprenda el alumno para que no le pase como a William el profesor de latín de Merry Wives of Windsor:


Will. Articles are borrowed of the pronoun, and be thus declined, Singulariter, nominativo, hic, hœc, hoc.

Eva. Nominativo, hig, hag, hog; pray you, mark: genitivo, hujus. Well, what is your accusative case?

Will. Accusativo, hinc.
28
Eva. I pray you, have your remembrance, child; accusativo, hung, hang, hog.

Quick. Hang hog is Latin for bacon, I warrant you.

Eva. Leave your prabbles, ’oman. What is the focative case, William?

Will. O vocativo, O.
32
Eva. Remember, William; focative is caret.

Quick. And that’s a good root.


Este es un anti-ejemplo de lo que es aprender y enseñar. William sabe poco latín, simplemente toma la lección a Evans como fórmulas y, en consecuencia, Miss Quickly rápidamente degrada lo que se está enseñando. El aprendizaje debe ser significativo. El profesor debe saber para qué enseña y el alumno para qué aprende. Sino, como en la escena de Shakespeare, se convierte en un absurdo.