viernes, 2 de diciembre de 2011

Principito de Teresa Ballester

La serpiente me quedó más gorda de lo previsto. Sí papi, la tuya se zampó dos elefantes. Y ahora, que olvidaste mi nombre, me pides una boa constrictor. Contacté, por internet, con un chico que anunciaba una colaroja de un
metro de larga y mansa de carácter. Su precio, ciento veinte euros, no me pareció ni caro ni barato, las boas nunca han sido una prioridad en mi vida, como es natural; aunque después de leer la cantidad de personas que venden, compran e incluso solicitan acogida para sus boas durante las vacaciones, no sé si natural es la palabra. Feliz cumpleaños principito.

Imagen tomada de: http://fotolog.com