jueves, 23 de diciembre de 2010

Decálogo del escritor. Javier Galarza

1. La palabra no pertenece. Circula. Podemos hacernos un canal de comunicación donde fluya.

2. Las poéticas se despliegan como una trama simbólica donde los autores dialogan entre sí. Las poéticas migran, se desplazan.

3. Seguir el mandato de Baudelaire: «Se siempre poeta, aún en prosa». Personalmente agregaría: más aún en prosa.

3. Cuerpo y mente deben crear una disposición para la escritura.

4. Escribirás a escondidas de ti mismo.

5. No solo la serenidad y la contemplación ayudan. Eventualmente el aturdimiento propicia la creación (Rimbaud y la videncia a través del desarreglo de los sentidos)

6. Mantenerse a distancia del poder. Conocer los márgenes, los bordes, la periferia.

7. Buscar un tono y una textura, como un color grato a la vista o una musicalidad, que haga a la inmanencia como marca o huella.

8. El periodismo, la reseña o la columna son ejercicios que se deben practicar a menudo sin perder el estilo.

9. Nunca la descripción es realista: tiene el tono subjetivo del autor.

10. Entender que lo llano no es mejor que lo barroco ni viceversa. Todas son herramientas.

PD: Corregir: un poema malo es un poema no terminado, decía Borges.


Fuente: http://adamar.org/ivepoca/node/722